Lucha como una MUJER

Por más que lo intente no puedo contar cuántas veces en mi vida he escuchado frases como <<Peleas como una chica>>, <<Corres como una niña>>, <<Lloras como una nena>>, <<Tienes la fuerza de una mujer>> y un largo etcétera de frases despectivas utilizando a la mujer para minusvalorar generalmente a un hombre que se supone no llega a los estándares de “machote” que se le presuponían. ¿Cientos de veces? ¿Miles? ¿Millones?  

¿De verdad os parecen estas frases un insulto? Porque nosotras pensamos que luchar como una mujer mola.

Luchar como esas mujeres que han sido madres, han creado vida en su interior y la han traído a este mundo solo con la fuerza de su cuerpo.

Luchar como esas mujeres que no quieren ser madres y se ven obligadas a defender su derecho a decidir sobre su vida y su cuerpo un día sí y otro también aun a riesgo de ser tachadas de frívolas o egoístas. O como esas otras que no pueden serlo y luchan contra miradas y palabras inadecuadas.

Luchar como esa chica que tuvo que enfrentarse a una manada de indeseables y a un juicio público sobre si estaba o no afectada. Y que probablemente luche cada día por reponerse de verdad después de esa atrocidad.

Luchar como Frida Kahlo, Malala, Hipatia de Alejandría, Marie Curie, J. K. Rowling y tantas otras que tuvieron que pelear por dedicarse a lo que querían y ganarse una credibilidad que les fue cuestionada simplemente por su sexo.

Luchar como las amas de casa lo hacen cada día sin que se reconozca su trabajo. Y otras tantas mujeres con trabajos no remunerados. Y como las profesoras, ingenieras, policías, enfermeras, juezas, bomberas, cirujanas, dependientas, costureras, mecánicas y un largo etcétera de mujeres trabajadoras.

Luchar como las 56 mujeres que murieron por violencia machista en 2017 solo en España. Y por las 3 mujeres (de media) que son violadas al día en nuestro país.

Luchar como Clara Campoamor que peleó incansablemente hasta conseguir que las mujeres pudiéramos votar en España.

Luchar como aquellas a las que llaman putas solo por el hecho de ejercer su derecho a ser libres en cada aspecto de su vida y su sexualidad. Y aquellas a las que tachan de puritanas por decidir, libremente también, que No es No.

Luchar como tantas escritoras, pintoras, directoras, etc que han sido olvidadas por los libros de historia porque sí, porque ellas no cuentan.

Luchar como todas las mujeres que cada día trabajan, cuidan de sus hijos, de sus mayores, se encargan de sus casas sin encontrar apoyo alrededor. Y pueden con todo.

Luchar como esas mujeres que así se sienten desde que nacieron pero luchan contra su propio cuerpo que no las representa y contra una sociedad cargada de prejuicios.

Así que si eres hombre te invito a reflexionar y a empezar a utilizar este tipo de expresiones como deberían usarse, con la admiración y el respeto que merecen todas las mujeres que por el simple hecho de serlo se han encontrado, y nos seguimos encontrando, con unas trabas de las que los hombres no han oído ni hablar. Porque es así. Y seguiremos luchando como mujeres. Por la igualdad. Por nuestros derechos. Y por los derechos de todas las que vengan detrás. Siempre.

Compartir

Accept

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizando sus hábitos de navegación. Continuando la navegación por el sitio web autorizas el uso de cookies. Para más información pulsa aquí