¡El fenómeno Black Friday!

Este fenómeno empezó en los años sesenta en EEUU. Se celebra un día después del celebérrimo Día de acción de gracias, que es una fiesta muy familiar y que hemos visto hasta hartarnos de pavo relleno en multitud de películas americanas. Ese día se desplazan millones de personas a visitar a familias y celebrarlo juntos, por lo que todo ese movimiento de gente generó la idea a comerciantes avispados, de poner al día siguiente y justo antes de las fiestas de Navidad unas rebajas escandalosas, para animar al consumo y que toda esta gente desplazada, ociosa y con dinerito lo gastara en sus negocios.

Este ha sido mi primer Black Friday "al otro lado del mostrador" y tengo que decir que han sido unos días fantásticos de ajetreo y trabajo del que luce, del que se ve y tengo que agradeceros la respuesta tan fantástica que LVEC ha recibido.

Gracias a los que siempre estáis ayudando, aconsejando, empujando, no dejando que baje los brazos y también ...comprando. Esto es una lucha constante, estar pendiente de pedidos, de proveedores, de publicidad, de los envíos, contestando a los que piden explicaciones y un largo etc.

Aunque tengo que confesar que me encanta, he de reconocer que estoy agotada. Y es que mola estar de rollito diseño y creación, pero al final el business necesita de esa otra parte no tan fashion pero muy necesaria.

Pero ese es el camino, de nada vale ir de rollito emprendedora si a la hora de la verdad te quedas en la sombra , en la comodidad de tu zona de confort, sin arriesgarte al fracaso. Y es que se avanza más superando un fracaso que celebrando un éxito. 

Fracasado es el que no lo intenta.

Cuando le comentaron a Edison sus numerosos fracasos por no encontrar el material adecuado para hacer su gran invento, la bombilla, decía:

“Nada de fracasos, he descubierto 10.000 maneras de cómo no hay que hacer una bombilla” Finalmente lo consiguió.

Recuerdo una película que me gustó en su día “Shakespere in love”  cuando estaban preparando una obra y todo era un desastre. El dueño del teatro le decía a Shakespeare que no se preocupase, que al final todo saldría bien.

–“Pero como sabes eso, si hasta has puesto a un tartamudo( uno que ponía pasta y le hacía ilusión ser actor) a leer la introducción”.

–“No sé por qué, pero ocurre. Al final todo estará bien. Es la magia del Teatro”.  Y el tartamudo leyó del tirón y la obra fue un éxito.

Por eso hay que creer, hay que darlo por hecho y la magia se produce.

Así que ten fe.... por que todo si quieres Sale bien, y si no sale bien, pues aprende,aprende y sigue aprendiendo.

Silvia LCool

Compartir

Accept

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizando sus hábitos de navegación. Continuando la navegación por el sitio web autorizas el uso de cookies. Para más información pulsa aquí